Seguridad

Buscan a par de asaltantes que atracaron a un empleado del Juzgado Federal

 Agentes de la Policía Investigadora de la Fiscalía General de Justicia del Estado, buscan a dos sujetos que asaltaron a un empleado federal, a quien secuestraron durante un par de horas, mientras le robaban el dinero de sus tarjetas, además de despojarlo de un teléfono y una computadora.

Las autoridades ya cuentan con los retratos hablados de los delincuentes, que aseguran ser integrantes del Cartel de Los Zetas para intimidar a sus víctimas.

Pedro C. O., empleado del Juzgado Cuarto de Distrito denuncio ante la FGJ el plagio exprés y el robo, que fue cometido por los dos delincuentes, que tripulaban un automóvil Stratus azul o negro de modelo antiguo.

De acuerdo a la carpeta de investigación, Pedro se dirigía a su trabajo en los Juzgados Federal, conduciendo su vehículo, un Mazda 2016 por la avenida Ocampo.

Al llegar al cruce con la calle Coahuila, un automóvil Stratus azul o negro, le cerró el paso y lo obligan sus tripulantes a detenerse. Del Stratus baja un sujeto de 25-30 años, que dice se trata de una revisión, que se mueva al asiento del copiloto y él se sube al lado del chofer.

El delincuente emprende la marcha, obligando a su víctima a permanecer agachado. Minutos después se detiene y su cómplice se sube en el asiento trasero, este sujeto le quita la cartera, revisan sus tarjetas y se van al banco HSBC de Guerrero y Venustiano Carranza.

Mediante amenazas, los delincuentes lo obligan a proporcionar su número confidencial y de esa forma sustraen 5 mil pesos. Luego van al Banamex de Cesar López de Lara y Bolívar, de dónde sacan dinero de la tarjeta de su esposa, desconociendo la cantidad.

Los delincuentes revisan el auto y encuentran un maletín con la computadora, donde traía 5 mil pesos y uno de los atracadores lo lesionada en la oreja con una pinza.

En el auto de la víctima, es llevado a un Oxxo, donde se baja el más joven de los delincuentes, a quien no le aceptan la tarjeta; van a otro Oxxo, donde los obligan a pagar dos botellas de licos y cigarros, pero no pueden disponer de efectivo.

Los delincuentes llevan a su víctima hasta la farmacia Calderón de Guerrero y Coahuila, donde por la ventanilla realizan la compra de varios botes de leche en polvo para bebe y leche.

Aunque trataron de que su víctima hablara con su esposa para que le hiciera un depósito, cuando el hombre les señaló que eso sería muy sospechoso, lo obligaron a desbloquear su teléfono celular y la computadora, para luego regresar a donde ellos tenían su vehículo y dejarlo en libertad.

La víctima fue amenazada de muerte en todo momento por los atracadores y secuestradores exprés, que ya están siendo buscados por las autoridades.

Notas recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close